Analizamos La Voz, el fenómeno musical del momento

La Voz

Aunque el popular “The Voice” es un programa ya sobradamente conocido en otros países, en España está causando ahora furor. La Voz es uno de los pocos talents que ha ido sumando audiencia desde el día del estreno.

Del 30’5% del primer día ha pasado al 32% y hasta el 33% de share en su tercera entrega. Hay que reconocer que es un programa que engancha y que el efecto sorpresa y espectáculo está muy bien definido.

Los pros
El espectador controla todo lo que sucede en el programa. Es dueño del cantante, de las reacciones del jurado, de las caras de los familiares…

Es rápido y dinámico. Se realiza con agilidad, con muchas imágenes impactantes al momento. El efecto tecnológico hace que los programas se transformen y van más allá de una pantalla de televisión.

Emociona. Las voces están escogidas para hacer vibrar al público. Como se busca la voz, se centran en ello con canciones que nos provocan toda clase de emociones. El que más emocione, tiene el puesto asegurado.

Hace reír. No es el objetivo, pero el público se fija en las caras y comentarios del jurado. David Bisbal crea, sin querer, esta especie de amor/odio que tantos comentarios suscita en las redes sociales.

Cada vez esperamos más. Nos quedamos enganchados porque el ambiente que se crea así nos lo transmite: El silencio esperando al cantante, las primeras notas y el hecho de que en casa también hacemos de jurado. Hasta podemos jugar sin mirar la cara y juzgar.

Los contra

Las historias de los cantantes. Como siempre, se hace espectáculos de la vida de los que participan en La Voz y realmente no es el objetivo del programa.

-Repetir hasta la saciedad “Solo nos importa La Voz, no el aspecto físico”. Ello hace que el casting esté medido, con cantantes algo rellenitos que no vemos en otros programas, pero que cantan bien. Sobran los estereotipos.

La pesadez del jurado para que el cantante escoja. Cuando todos le dan al pulsador, el cantante es aceptado y éste debe escoger el miembro del jurado al que prefiere para crear grupo. Esta parte sobraría, puesto que no aporta nada y el jurado repita hasta la saciedad siempre lo mismo.

¿Te gusta el programa? Puedes dejarnos tus comentarios.