The Bachelorette Los personajes extraños de la nueva temporada (EE. UU.)

the-bachelorette-2013.jpg

 

 

¿Qué es Bachelorette? ¿Qué es Bachelor?? Si usted no es tan frívolo como el agresivo consumidor de TV de los tiempos modernos, The Bachelorette es un reality show propio de la cultura del tabloide. Es un juego de citas donde una señorita  debe elegir desde las cámaras a uno de 25 chicos, del cual será su futuro amante y, quien dice, esposo y padre de sus hijos. “The Bachelor” cumple equivalente pero es un hombre quien escoge.  No hace falta decir que “Privacidad” apenas existe en el siglo XXI, así que usted estaría en lo correcto si dijera que estos dos programas son un craso comercial. Todavía “Gran Hermano” se las ingenia para otorgarle el encanto mercantilista Voyeur a una selecta banda de personas haciéndolas pelearse entre sí y armando “estrategias” (toda esta actividad dentro del marco de la ficción que supone la TV)

 

Bien, resulta que “The Bachelorette” (que no tiene nada que ver con la canción de Björk, esta artista es elegante de verdad)  ya va por muchísimas temporadas (comenzó en 2003) y este año se congraciará con la habitual selección de una peculiar “manada” de personajes. Desiree es el nombre de la protagonista de la nueva emisión, quien se hará del suficiente tiempo para escoger a su pretendiente ¡¡¡Y vaya pretendientes!!!! A saber:

 

Tenemos primero a Drew, con un pasado sobrecargado de disturbio: un padre alcohólico, divorciados y una hermana mentalmente desvalida. Luego está Brooks, trabaja como consultor de marketing; Brad, contador;  Bryden, el único que tiene al menos un ojo sobre la tierra, pues fue combatiente de Irak (Bueno, este programa también es de la era Bush ¿No??? ¿Qué podemos esperar además de basura y guerra?); un obsesionado por Twitter  Kasey que ha inundado de # referenciando a Desiree; un insípido Zack; Un pedante Will (que intentó ganarse la simpatía de Des apodándola “Athena” por la diosa de la sabiduría lol); un estúpido Johnathan que realizó una jugada bizarra (le propuso a Miss Bachelorette de renunciar a los restantes participantes a cambio de unirse a una fantástica suite. Parece que el muchacho no sabe que la gracia del programa  es durar más de un episodio); un médico convencional de urgencias que también intentó sin éxito ganarse la confianza de la chica (enseñándole un paso de baile ¿Moonwalker?? No tanto); un apuesto deportista Juan Pablo (así es el nombre, no “John Paul”); un padre y variados personajes más, como un mago ilusionista.

 

Apostamos que una crítica de Cine, Televisión, Música no debe analizarse con el método tradicional de calidad únicamente, sino sus connotaciones culturales también (lo que abre una posibilidad enorme en cuanto a la función real de una crítica). The Bachelorette actúa no como programa, sino como una gigantesca empresa sobre  la pérdida de privacidad y dignidad de la agitada cultura del Show mediático de estos momentos. Bajos estas convenciones, vea “The Bachelorette” y juegue a ser sociólogo en una era de facilismo y humillación

 

 

Fuentes: nj.com; Hitfix