Crítica de la serie completa ‘Con C mayúscula’

TheBigC_Google+_2120x1192

La C es la protagonista de esta serie espectacular de Showtime, porque es la inicial del nombre de la protagonista, Cathy, de una infinidad más de cosas que tienen importancia en la historia, y sobre todo, del cáncer. Es una enfermedad que no es nueva en las ficciones. Hemos podido ver personajes que la padecen en series como ‘Lost’, ‘Ally McBeal’, ‘Cuéntame’, ‘Sexo en Nueva York’, ‘Los Soprano’, ‘Mujeres desesperadas’… pero junto a ‘Breaking Bad’ nunca había sido el tema principal de una serie completa. El drama está asegurado, pero nadie le quita el humor negro y ese tono tan especial que caracteriza a la cadena, consiguiendo una fantástica serie llamada ‘Con C mayúscula’ (‘The big C’).
Cathy está interpretada por una actriz excepcional: Laura Linney, y es una madre de familia, profesora de instituto de profesión que ha descubierto que tiene cáncer. Tiene un marido con quien ha llegado a un “acuerdo de convivencia”, porque el amor se acabó, pero deciden vivir juntos. El marido es un gruñón con pocas ilusiones hasta que en la tercera encontrará la suya, que le cambiará la vida. También está el hermano de ella, Sean, un vagabundo vegetariano anti-todo, por el que Cathy luchará por que entre en razón y consiga una vida mejor. El hijo del matrimonio, Adam, un hijo adolescente y rebelde al que hemos visto madurar viendo cómo asumía la enfermedad de su madre. Y finalmente está Andrea, quien empezó siendo una alumna del instituto donde trabajaba la protagonista, pero acabó siendo una persona muy importante para toda la familia. Esos son los cinco personajes que nos van a enseñar sus cinco vidas, sus cinco universos con algo común: conocer que Cathy está enferma, asumirlo, y aprender a vivir con ello.
Si algo nos ha enseñado ‘Con C mayúscula’ es que las personas vienen y van. Por mucho aprecio que cojamos a una persona, en cualquier momento puede desaparecer de tu vida. Y aparecer gente nueva maravillosa, claro está. Hay una de cal y otra de arena. Pero es duro asumir que una persona se va, no precisamente porque muera, simplemente porque desaparece de ti. Cathy, durante estos años ha perdido a su médico (y amante) del principio, a su amigo el de las abejas, a su amiga y pareja de Sean que tuvo un aborto, su segundo médico que le trató el cáncer, su amigo gay de la segunda temporada en el que encontró a su alma gemela, a Joy (Susan Sarandon)… y sobre todo, la que más pena nos dio perder a todos: a Mariene, la vecina con un trágico final.
La serie ha tenido unos finales de temporada espléndidos. Si estás viendo la serie o tienes pensado verla, es momento que dejes de leer. La primera temporada acabó de una forma brillante y brutalmente emotiva: Cathy decide someterse al tratamiento y Adam descubre en un garaje que su madre le ha dejado preparados todos los regalos para todos sus cumpleaños. Ahí descubre el hijo que la enfermedad de su madre es grave y que ella misma sabe que la muerte es muy probable. En el final de la segunda nos hacía entender que Paul, el marido, había fallecido, ya que Cathy le veía junto al resto de muertos, ya que ella puede ver a los fallecidos en ocasiones (sin que sea algo en plan ‘Entre fantasmas’, pero dicen que la gente que está próxima a morir, puede verlos). Al final de la tercera, Cathy decidía abandonar a su familia y empezar de nuevo. Y el final de la cuarta es… la serie acaba como tiene que acabar. Y de no haber acabado así, nos habría decepcionado la serie.
Pero igual con estos finales de temporada encuentro una gran pega en ‘Con C mayúscula’ y es que son muy potentes dejándote con los ojos como platos, pero luego las siguientes tandas de capítulos casi no tienen nada que ver con lo anterior habiendo siempre unas elipsis que hacían que todo volviese a su lugar. Estas elipsis nos impidieron ver cómo reaccionaba Adam al ver a su madre por primera vez sabiendo que estaba enferma, sino que cuando empezó la segunda temporada, él ya lo había asumido. La “no muerte” del padre no fue más que un gancho, y la huída con Ángel y el abandono a la familia, no duró nada. Eso sí, los finales de cada uno de los capítulos de la 4ª y última temporada han sido sublimes. En el primero, Cathy decidía dejar la quimio, en el segundo dejaba de reconocer a la familia, en el tercero se veía cómo el gato de la muerte se acercaba a ella, y en el cuarto veíamos el final de nuestra amiga.
Series como ésta, o como ‘A dos metros bajo tierra’ deberían ser mucho más comunes y estar más al orden del día ya que me parecen realmente pedagógicas y que te ayudan a asumir la muerte. Hemos vivido con los personajes, nos hemos encariñado de ellos, les hemos acompañado en sus enfermedades, y finalmente les hemos visto morir. Esto nos hace más fuertes y nos entrena para estar más preparados en la vida real.
Gracias por estos años, Cathy. Buen viaje.
Lee más en http://estanuestratelevision.blogspot.com
O sígueme en @sergioonavarro o @estanuestratv

Los demonios de Da Vinci

Da Vinci's Demons 2013

 

Escrita por David S. Goyer (El caballero oscuro, Man of steel), Da Vinci’s Demons sigue la vida del genio cuando tenía 25 años.  Estrenada en USA el pasado viernes por el canal Starz, este  martes podremos ya disfrutar en FOX de la ficción  sobre la juventud del artista e inventor.

Coincidiendo con el final de Spartacus, el canal Starz estrena el sustituto perfecto para llenar el vacío que ésta deja a la hora de encontrar una serie que, una vez a la semana, te proporcione un rato de ocio sin complejos. Y es que Da Vinci’s Demons, lejos de  avergonzarse de seguir los pasos de Spartacus en lo que a intención y contundencia visual se refiere, se recrea en ellos como una nueva marca de la casa.

Los años de juventud de Leonardo, al que dará vida Tom Riley, son los más desconocidos de su biografía. Por ello, Goyer ha concebido para esta serie una trama y unos escenarios en los que están permitidos todas las licencias de la ficción. A partir de lo que se conoce del personaje, su enorme capacidad creativa como inventor, arquitecto, ingeniero y artista, la serie nos propone un encuentro con un Leonardo de 25 años, en plenitud de sus facultades físicas e intelectuales, torturado por la propia grandeza de su genio.

“Es un programa sobre Da Vinci antes de que se convirtiera en Da Vinci. Una persona arrogante, autodestructiva, (…), pero que también sabía ver la belleza en la naturaleza”, señaló su guionista, que promete que no se van a esconder las controversias sobre su sexualidad.

Desde el primer minuto el piloto invita a verlo hasta el final, ya sea por su ritmo desenfrenado o por la gran ambientación de la época y la ciudad

 Leonardo da Vinci (Tom Riley) y  Lucrezia Donati (Laura Haddock)
Leonardo da Vinci (Tom Riley) y Lucrezia Donati (Laura Haddock)

de Florencia. Eso sí, el que espere un biopic sobre la figura del artista italiano, debería mantenerse al margen. Esto no es Canal Historia. La serie en ningún momento tiene intención de ser veraz –ni siquiera realista–, tanto que Da Vinci se acerca más a un joven Sherlock Holmes, basándose para ello en conceptos reales (la obsesión por las aves, la fama de no finalizar sus proyectos…) e incluyendo un toque sobrenatural y místico al conjunto.

 

Puntos positivos: Como gran admiradora de los decorados y el arte. Debo dar un punto a favor al equipo de arte.

Puntos negativos: La sensación que me da de que también van a pasar de hacer un Leonardo bisexual, ya que parece que han optado porque no sea gay.

El Don de Alba. El remake español de Entre Fantasmas

Allá por septiembre de 2005 llegó a las pantallas americanas Ghost Whisperer, una serie sobre una mujer joven que abría una tienda de Antigüedades en su pueblo y que además podía ver los espíritus de los muertos, habilidad que compartía desde niña con su abuela fallecida. Así conocimos a Melinda Gordon, durante su boda con Jim. Esta noche llega la versión española de la serie antes protagonizada por Jennifer Love Hewitt.

En el remake español, producido por Disney, será Patricia Montero (Yo soy Bea), como Alba Rivas, la encargada de ayudar a las almas atrapadas a cruzar la luz. La protagonista será más joven que su compañera americana y veremos cómo, tras heredar la tienda de antigüedades de su abuela, conoce y comienza su relación con el joven médico Pablo Escudero, interpretado aquí por Martín Rivas (El Internado).

Además de su amiga y business partner Andrea, contaremos con un elenco mucho más amplio que en el original. Antonio Hortelano (Compañeros) será Gabriel Vega, un misionero que ayudará a Alba en sus misiones con el más allá. Suponemos que vendrá a ser el equivalente del profesor Rick Payne y el psicólogo Eli James, quienes ayudaban a Melinda en la serie original con los asuntos pendientes que aún retenían en la tierra a los difuntos.

Pero Alba no será la única con el poder de comunicarse con los muertos en la serie.  Carmen Sánchez (la genial y malérrima Duna en Ángel o Demonio) será Alicia, una niña que también puede ver y hablar con personas ya fallecidas. Además de ayudar a las almas perdidas que vagan por la tierra, Alba tendrá que enseñar a la niña a comprender la habilidad tan especial que posee.

Los créditos iniciales de este remake ya nos recuerdan inevitablemente a Entre Fantasmas, a pesar de que las tramas se adaptarán y se crearán nuevas para el mercado español. Otro de los principales obstáculos a los que tendrá que hacer frente reside en su larga duración, media hora más que serie estadounidense. Veremos cómo

El estreno de la serie no vendrá el solo. Justo después del primer episodio, Cuarto Milenio se traslada de Cuatro a la cadena madre para ofrecer un especial con motivo del estreno de la serie sobre fantasmas. En esta ocasión, la nave del misterio estará pilotada por la mismísima Ana Rosa Quintana (sí, habéis leído perfectamente).

Mi duda es, ¿irá Alba Rivassiempre en camisón por la vida como su predecesora Melinda Gordon? Oh, misterios del más allá. Esta noche a las 22h30 en Telecinco lo descubriremos.

Nuevos personajes en la tercera temporada de “El Barco”

el barco antena 3

¿Llegarán a tierra alguna vez los protagonistas de El Barco? Ésta es una de las dudas de la serie de Antena 3 que ya anticipó uno de sus protagonistas, Mario Casas.

La tercera temporada se estrenará muy pronto y os adelantamos algunas de las novedades de los nuevos capítulos. Tras la presencia fugaz de Belén Rueda, nuevas caras aterrizarán al “Estrella polar”: Jan Cornet, Leticia Dolera, Héctor Alterio y Óscar Casas, hermano pequeño de Mario Casas, que interpretará a Ulises cuando era pequeño.

No sabemos bien de qué manera llegarán al barco, pero su presencia será clave para el futuro de los tripulantes. ¿El fin del mundo? ¿Un experimento de la Nasa? Son muchas las especulaciones que rondan sobre el misterio de la serie en la que cada vez cobra más sentido la idea de que los protagonistas de la tripulación no están solos en el mundo.

Los nuevo personajes nos confirman esta teoría y algo predice que el misterio que rodea a El Barco pronto se desvelará. Lo que también podría estar claro es que el buque llegaría a tierra. La foto en twitter de una de las protagonistas y del director de la serie donde se veía la bandera del barco en una isla es una pista.

Aunque ello podría ser una alucinación, un sueño o la imaginación de sus protagonistas que ya tienen ganas de llegar a tierra tras tanto tiempo sobre el mar. Lo que sí es seguro es que la tercera entrega estará llena de emoción y sorpresas, y no va a defraudar a sus seguidores.

‘El Barco’ es una de las series con más éxito de audiencia de Antena 3 que ha llegado a tener un 17.8% de share y 3.163.000 telespectadores. Un producto Globomedia (algo predecible) que reúne todos los ingredientes para que jóvenes y no tan jóvenes se enganchen y pasen un rato entretenidos. Amor, misterio, risas, drama y personajes que fingen ser quienes no son.