Llegan a España los realities para que obesos adelgacen

realities obesos

No todo está inventado en la televisión. Y es que actualmente se realizan realities de cualquier cosa, de tartas, de hoteles, de restaurantes, de cocineros, de cambios de look… bien, ahora ha llegado el turno a aquellas personas obesas que quieran adelgazar.

En realidad no es nada nuevo, pues son formatos que funcionan desde hace años en otros países, como en Estados Unidos. El fenómeno llega muy pronto a España, con la adaptación del programa The Biggest Loser que, seguramente, acabará emitiendo una cadena privada. La adaptación del programa en España correrá a cargo de la productora de MasterChef en nuestro país.

Lo que sí sabemos seguro es que Mediaset está preparando un reality de tales características. Hace semanas que anuncian un casting para formar parte del espacio No seas pesado. En este espacio, que estará dentro de uno de los programas de la cadena, varias personas con sobrepeso intentarán comer menos a través de directrices y esfuerzos, controlados por dietistas. Aunque se ha apuntado que, si tiene éxito, puede acabar siendo un programa propio.

Tales realities entretienen al espectador, que ven un antes y un después en el cuerpo de la persona que quiere ganar peso, pero para ello debe ser bastante espectacular. Por otro lado, tiene partes negativas al fomentar el culto al cuerpo y las malas prácticas a la hora de comer, por lo que deben estar aconsejamos por dietistas y por entrenadores personales que se adaptan a cada caso para hacer el ejercicio adecuado.

El programa Sálvame, de la propia Mediaset, contó con la sección El reto más gordo, en la que Carmen Bazán debía perder algunos quilos. Finalmente, no sabemos si perdió demasiado, pero se trataba de superar retos por si mismo.

Cuatro baraja otro reality “tróspido” con Quién casarse con mi madre

quien quiere casarse con mi hijo

Tras el éxito de la versión del programa Quién quiere casarse con mi hijo en Cuatro, la cadena baraja extender este filón y hacer un Quién quiere casarse con mi madre. Realmente, el programa inicial, en el que diferentes chicas se postulaban para conquistar el amor de un soltero, siempre bajo la aprobación de la madre, las madres eran claras protagonistas.

El formato sería muy similar al del hijo, pero serían los primogénitos los que deberían escoger el amor eterno para las madres, siempre en consentimiento de éstas. De hecho, la productora Eyeworks Cuatro Cabezas (‘Érase una vez’, ‘Perdidos en la tribu’) y Mediaset se plantean también realizar una serie de Quién quiere casarse con mi prima, hermano, vecina… alargando mucho más este filón y pudiéndose extenderse a toda clase de personas.

Aquí el truco es tener un casting original de padres, hijos y madres… con unos candidatos siempre diferentes y extravagantes. Aunque los espectadores ya sabemos que luego ni amor, ni boda, ni tampoco amistad, es un programa entretenido en el que los protagonistas son siempre aspirantes a actores o gente que ya se dedica desde hace años a este sector y ven en estos programas una plataforma más para darse a conocer.

Muchos de los protagonistas de Quién quiere casarse con mi madre y sus candidatas han pasado directamente a otros programas de Mediaset, como el siempre elegante Mujeres y Hombre y Viceversa, que se emite en un horario muy adecuado para su temática y finos diálogos. Y de aquí al estrellato, como los que están viviendo algunas chicas de este programa que luego se relacionan con la creme de la creme, siendo supuestas novias de futbolistas o de populares ahora Dj’s, como Kiko Rivera.

Actualmente, la productora y Cuatro están emitiendo un reality bastante parecido al inicial, Un príncipe de Corina, que destaca por contar con unos candidatos dignos de ser admirados y de una edición brillante que es realmente lo que da color a este programa. ¿Qué formato te gustaría más: casarse con mi vecina, mi hermano o mi jefe…?

Cat fish, el programa que destapa a falsos perfiles de la red

cat fish

Los programas de la MTV siempre nos regalan perlas donde descubrir a personas que llora, ríen, hacen amistad… a través de sus realities que son como la vida misma.

Hoy queremos resaltar Cat Fish, otro reality de la MTV que se basa en cazar a falsos perfiles de personas de Internet. Ya sabemos que la Red hace años que une a personas las cuales comentan que tienen una relación con un cibernovio y esas cosas. El programa hace un seguimiento de una persona, normalmente joven, que tiene una relación por Internet pero que nunca ha podido conocer al “otro” más allá de las pantallas.

A través de la investigación, el programa pone de manifiesto que la otra persona, a veces un supuesto chico guapo o una chica de calendario, no son exactamente quien dicen ser.

Algunos de los casos más destacados que ha emitido el reality es el de un chica lesbiana que se hacía pasar por un chico muy guapo, engañando durante varios años a una chica heterosexual de que era su pareja o la de un chica transexual que se hacía pasar por un chico que le prometía amor a otra chica. Lo más curioso de este caso es que al final la pareja siguió pese al engaño.

Aunque la mayor parte de las veces la persona engañada es llevada por el programa a casa del “estafador” para conozca realmente su identidad y realmente se sienten profundamente engañados.

Lo que tampoco es normal es que tales personas digan vivir un amor intenso varios años con una persona que solamente han visto a través de fotografías. Eso sí han mantenido intensas conversaciones a través de chat…

El programa no busca criticar las relaciones en la Red, que son muchas y positivas, pero sí hacer ver que realmente hay muchos engaños y que encontrar el amor de tu vida no es algo tan “fácil”.

MTV y Divinity, sus realities II

dulces e increibles

Las cadenas de la TDT, MTV y Divinity, se están convirtiendo en dos ejemplos de canales temáticos dirigidos a un público específico. Sus realities son constantes y podemos pasar horas viendo estos programas, procedentes, principalmente, de Estados Unidos y el Reino Unido.

Una de las ventajas de los realities es que son amenos y rápidos, suelen durar unos 20 minutos, con una problema, un desarrollo y una resolución. Fáciles, simplones y sin darse cuenta.

Divinity, la cadena de Mediaset destinada a mujeres, reparte sus horas diarias entre películas, series y realities. Algunos de los más destacados son Dulces e increíbles, un programa donde una empresa realiza espectaculares tartas que los clientes demandan normalmente para regalar.

Tu casa a juicio
es otra de las nuevas adquisiciones del canal, que relata la duda de una familia ante una casa que les queda pequeña y deben reformar o bien ir a comprar una nueva casa. Una diseñadora y un agente inmobiliario harán lo posible para ganar la batalla. Aunque casi siempre salen ganando las reformas y la familia se queda en su hogar, dulce hogar.

Aunque comparten realities de vez en cuando, la MTV es algo más canalla, teniendo en cuenta que el público fiel es joven. Madre a los 16 es un programa en el que podemos ver la vida de adolescentes reales que han sido madres muy pronto. Veremos el proceso del embarazo, cuando dan a luz, cómo les cambia la vida con la llegada de un hijo…

¿Has pensado en todo lo que harías antes de morirte?
Ahora o nunca es un docu-reality en el que cuatro amigos recorren España para cumplir las 100 actividades que desean realizar antes de irse de este mundo. Un reality made in Spain.

Cita con mama nos sorprende con una chico que debe quedarse con una de las tres candidatas y que solo puede escoger conociendo a sus madres. Al final, verá a la chica elegida y se quedará con ella.

Anne Germain, más allá del engaño

Pido perdón por el juego de palabras, bastante malo, con el título del programa que protagoniza Anne Germain en Telecinco, “Más allá de la vida”, porque ha sido fruto de la necesidad. No quiero engañar a ningún lector: soy profundamente escéptico, me enfada bastante que se juegue con la buena voluntad y con las ganas de creer de algunas buenas personas, así que este torpe juego de palabras es el titular más suave que se me ha ocurrido sobre este asunto.

Resulta que ahora muchos medios han recogido las declaraciones que un trabajador del programa a Crónica de El Mundo (el magazine del diario de Pdro J. Ramírez), donde cuenta que todo es un engaño, fruto, más que nada, de la cuidada documentación que la supuesta vidente recibe sobre cada invitado al programa.

Casi me parece más sangrante que resulte que alguien tenga que decir lo obvio, para que corramos todos los demás a señalar con el dedo lo evidente, (que no vidente): que resulta que no, que esa señora no ve a los muertos, y que todos nosotros no vamos a tomar un cafelito rodeados de todos nuestros ancestros. Que sí, que sería normal que nuestra madre fallecida, (en el caso de estarlo), dijera que no le gusta que llevemos el pelo así, (como le sucedió a Santiago Segura), y que sí, que nuestros familiares del más allá sabrían que somos tercos pero nobles, bonachones, pero con mal genio cuando toca, y toda esa serie de lugares comunes que complementan lo que la documentación dicta.

Lo peligroso de todo esto es que si alguien dice que hace algo, (que no lo hace), y cobra por ello, (que sí cobra, y mucho: 15.000 euros por programa), estamos probablemente ante una estafa de libro, una estafa que no es nueva, que hace siglos ya que se perpetraba en ferias y mercados.

‘La Voz’ supera el 30% de share

Hay veces que es necesario admitir que tus gustos personales van por una senda, y que los de la audiencia de las televisiones generalistas siguen otro camino muy, muy diferente. A mí me ha pasado con el primer programa de La Voz, el nuevo reality, (perdón, talent show), que estrenó anoche Telecinco, y que tal como puedo leer en diversos medios, entre ellos La Vanguardia, arrasó sin piedad a toda la competencia.

En realidad es bastante curioso que sea en la misma cadena, Telecinco, que en unos años acabó con un formato tan exitoso como Operación Triunfo, donde La Voz haya conseguido arrancar de forma tan rotunda, con un share superior al 30% y a mucha distancia del siguiente programa más visto.

El caso es que a mí me pareció una sucesión de actuaciones musicales, con bastante calidad, eso sí, pero no me caló en ningún momento el papel jugado por los cuatro mentores, ¿coachers?: Melendi, Rosario Flores, Bisbal o Malú. Su tarea es competir entre ellos para formar un equipo con los cantantes que más les llamen la atención (exclusivamente por la voz), siempre que el interprete también se decante por ellos. Lo políticamente correcto y la ñoñería despojó de toda gracia su labor: se alegraban cuando ellos no escogían a un cantante pero el de al lado sí, todo les gustaba lo votaran o no, y nunca quedaba claro porque giraban el sillón o por qué no lo hacían, si en realidad corrían a felicitar al artista rechazado.

No me gustó nada el programa, pero 4.500.000 de espectadores dicen que estoy muy equivocado. Habrá que ver como evoluciona cuando los equipos formados por cada mentor empiecen a funcionar.

En la web de Telecinco podéis ver todas las actuaciones del programa.

MTV y Divinity, sus realities

geordie shore

Si eres amante de los realities, te encantará la programación de las cadenas MTV, dirigida a jóvenes, y Divinity, de Mediaset y enfocada a un público más femenino.

El reality estrella de MTV en España fue Alaska y Mario, que están negociando una tercera temporada tras el éxito obtenido en la primera y segunda tanda de las aventuras de esta pareja que viven una vida poco convencional.

Al margen, uno de los más vistos es el polémico Jersey Shore, la convivencia de ocho jóves italo-americanos que pasan el verano a tope. Ahora también se retransmite la versión inglesa de este éxito, Geordie Shore, que ofrece momentazos algo picantes y cargados de sexo.

Otros programas de la MTV son Más que amigos, en el que dos amigos del mismo o diferente sexo llegan a más o no, porque uno de ellos siente algo especial por el otro y se lo cuenta. La historia puede acabar con amor, mantenerse sólo en la amistad que tenían o bien romper definitivamente.

Para chicas tímidas que quieren dar un paso más, tenemos a Plain Jane: Una chica del montón, de MTV. Como la misma palabra sugiere, una chica normalita debe cambiar de look y afrontarse al hecho de declararse al chico que le gusta, aunque ni siquiera le conozca. Los chicos son llamados a citas a ciegas para no saber de quien se trata.

Divinity ofrece realities algo más variados para diferente público, aunque el femenino es su target central. El Vestido de mi boda nos lleva a una tienda de novias donde éstas deben probarse varios vestidos hasta dar con el soñado. No tiene nada de especial, pero consigue atraparnos por que juega con las emociones, el estilo y las disputas familiares.

Una gran parte de estos realities son cortos (de unos 30 minutos de duración), fáciles, dinámicos, con entrada, desarrollo y desenlace. Y lo que atrapa al espectador es el resultado final, sea un cambio de look, el vestido escogido, o la consolidación o rechazo de una pareja. ¡Enganchan! ¿Tienes algún reality favorito?