Vuelven los tróspidos de Quién quiere casarse con mi hijo con buen acogida

quien quiere casarse con mi hijo 3

Cuatro despliega todos sus secretos de edición y guión con programas como Quién quiere casarse con mi hijo que estrenó ayer su tercer edición. Los tróspidos atacan de nuevo y cosecharon buenas audiencias con 12% de share de media.

Aunque todo es mentira o verdades a media, el programa nos divierte gracias a sus alocado guión y a un casting bien definido que se centra en realzar a personajes irrelevantes y políticamente incorrectos para hacer algo de humor.

Sí, lo que pretende ser un reality para que madres (y este año padre) que buscan una mujer para casarse con su hijo se ha convertido en diversas ediciones en un programa de risa para ver quién hace la pallasada más grande.

Poco nos interesa saber con quién se queda cada personaje y si se da una historia de amor entre ambos. Frikies, señoras de vida alegre, actores y chonis conviven la noche del miércoles en un espectáculo en el que participan madres, padres e hijos.

En esta edición, encontramos personajes singulares, como un padre y un hijo, que preveemos compartirán hembra en breve; una madre super moderna y su hijo gay; o un chico que todavía se emociona con Bob Esponja y todo lo japonés que busca una chica hecha y derecha.

En el primer programa hemos visto como los hijos escogen a sus candidatos y candidatas que más les gustan para convivir con ellos y, en sucesivas semanas, se irán eliminando posibles futuras novias e incorporando aquellos descartes que han dado más juego durante el programa.

Como siempre, la fiel audiencia de este programa se trasladó a las redes sociales, donde el hastag con el nombre del espacio fue trending topic mundial a lo largo de toda la noche.

Cuatro baraja otro reality “tróspido” con Quién casarse con mi madre

quien quiere casarse con mi hijo

Tras el éxito de la versión del programa Quién quiere casarse con mi hijo en Cuatro, la cadena baraja extender este filón y hacer un Quién quiere casarse con mi madre. Realmente, el programa inicial, en el que diferentes chicas se postulaban para conquistar el amor de un soltero, siempre bajo la aprobación de la madre, las madres eran claras protagonistas.

El formato sería muy similar al del hijo, pero serían los primogénitos los que deberían escoger el amor eterno para las madres, siempre en consentimiento de éstas. De hecho, la productora Eyeworks Cuatro Cabezas (‘Érase una vez’, ‘Perdidos en la tribu’) y Mediaset se plantean también realizar una serie de Quién quiere casarse con mi prima, hermano, vecina… alargando mucho más este filón y pudiéndose extenderse a toda clase de personas.

Aquí el truco es tener un casting original de padres, hijos y madres… con unos candidatos siempre diferentes y extravagantes. Aunque los espectadores ya sabemos que luego ni amor, ni boda, ni tampoco amistad, es un programa entretenido en el que los protagonistas son siempre aspirantes a actores o gente que ya se dedica desde hace años a este sector y ven en estos programas una plataforma más para darse a conocer.

Muchos de los protagonistas de Quién quiere casarse con mi madre y sus candidatas han pasado directamente a otros programas de Mediaset, como el siempre elegante Mujeres y Hombre y Viceversa, que se emite en un horario muy adecuado para su temática y finos diálogos. Y de aquí al estrellato, como los que están viviendo algunas chicas de este programa que luego se relacionan con la creme de la creme, siendo supuestas novias de futbolistas o de populares ahora Dj’s, como Kiko Rivera.

Actualmente, la productora y Cuatro están emitiendo un reality bastante parecido al inicial, Un príncipe de Corina, que destaca por contar con unos candidatos dignos de ser admirados y de una edición brillante que es realmente lo que da color a este programa. ¿Qué formato te gustaría más: casarse con mi vecina, mi hermano o mi jefe…?

Quién quiere casarse con mi hijo, segunda temporada de éxito, gracias a su casting

quien quiere casarse con mi hijo

La segunda temporada de Quién quiere casarse con mi hijo, de Cuatro, se estrenó con más fuerza que nunca. El primer programa, donde se presentó a las madres, a los hijos y a las futuras candidatas, cosechó audiencias de más del 14%.

El secreto de un reality como éste es, sin duda, su casting, un guión alocado en el que personajes surrealistas terminan haciéndonos gracia. Este año, nos presentan a Isidoro y su madre. Un joven que trabaja en un mercado ambulante, algo hambriento de féminas como se puede ver en su manera de conquistarlas.

Pedro es uno de los que más prometen esta temporada. El gay de la esta edición es adoptado y nos mostrará algunas perlas igual que su madre, que es la que realmente decide a algunos de sus candidatos.

Gabriel es el pijo. Vive en un mundo ideal y busca a una chica culta de su misma condición que se parezca a su madre. Este año hay dos gemelos, que imaginamos que se disputarán a una misma chica. Y finalmente, el chico malo y algo chulo es Javier, que en un alarde de los guionistas del programa se pasa el día tocándole el pecho a su madre.

Las candidatas también han estado bien escogidas en castings de empresas que se dedican a reclutar a aspirantes de actores y concursantes de televisión. Entre ellas, destaca una actriz porno, candidata de Isidoro, que todavía no ha confesado que lo es, y una china virgen, candidata del más pijo de todos los chicos.

El programa nos dará momentos mágicos y frases irrepetibles que nos hacen pasar un rato divertido. Lo importante es que nos hace olvidar los problemas durante un rato y nos entretiene, ¿Y qué es si no la televisión?