Hércules, nostalgia del cartón piedra

Clan, además de ser la cadena que mantiene entretenidos a los niños durante el día, se ha convertido por las noches en el canal refugio de la nostalgia, en lo que a series se refiere. Por él han pasado en diferentes momentos, además de Hércules, las Embrujadas, la impagable, para mí, Buffy Cazavampiros o Smallville, la serie que cuenta la vida y milagros, nunca mejor dicho, de un guapete Superman adolescente; corramos un tupido velo sobre el hecho de que alguien haya decidido reponer también Ana y los Siete.

Siento cierta debilidad por Hércules, precisamente porque creo que sus defectos o carencias no han impedido que resista el paso del tiempo con dignidad. Casi queda en el terreno de lo anecdótico que los decorados de cartón piedra representando castillos o cuevas no resistan un mínimo análisis, ni que las referencias históricas sean, por decirlo suavemente, jocosas, los vestuarios estrambóticos y las patadas a la mitología constantes. Para mí todos estos “problemillas” han terminado por ser los puntos fuertes de la serie. Incluso a Kevin Sorbo, el actor protagonista, cuya expresividad también parece de cartón piedra, se le acaba cogiendo cariño. La serie derrocha buen humor por los 4 costados, con una pléyade de secundarios tramposos, pero adorables. Si le queréis dar una oportunidad a la vetusta serie lo podéis hacer, ¡de nuevo!, en Clan, estos días, en torno a la medianoche.

No puedo acabar el post sin añadir que no entiendo que se reponga de nuevo Hércules, y que de momento no hayan hecho lo propio con sus dos series hermanas, Xena, que contaba en su día con muchos seguidores, ejem, especialmente entre el público femenino, y El joven Hércules, el spin off que cuenta los primeros pasos del héroe, junto al inseparable Iolaus. Hasta donde yo sé es casi seguro que la cadena pública esté en posesión de sus derechos de emisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *