Emma Watson y Paris Hilton Ascienden

Sin título-1

 

 

 

El tiempo es un concepto difícil de asumir, y más cuando se trata de celebridades. Para Emma Watson, estrella reconocida por su personaje muggle de Harry Potter, esta máxima se aplica dolorosamente a ella, y con un toque de gracia y suerte sortea poco a poco el inconveniente. Es todo acerca de la fórmula: si después de Potter, Emma Watson elige papeles de chiquilina insoportable valiente, los espectadores pensarán con toda razón que no ha cambiado la rutina, y quedará perpetuada eternamente con la figura de niñita sabelototodo, no pudiendo avanzar en su trayectoria. Si por el contrario, consigue roles más grandes que su edad, entonces el público interpreta que ha envejecido demasiado temprano, que se volvió la novedad vieja cuando recién empezaba. Con este plomo, Watson se esforzó para adquirir papeles intermedios, dando paso a una ruptura leve, una chica transgresora pero contenida, nunca más ser una niña pero tampoco aparentar más sabiduría que sus años reales. Films como “Las ventajas de ser invisible” dan cuenta de ello, y ahora Watson protagoniza el futuro estreno “The Bling Ring” como una “pequeña” ladrona cuya biografía es más tristemente payasesca que agresiva: encarna “Burglar Bunch”, una “ratera” que en la vida real gustaba de robar en los hogares de estrellas tales como Lindsay Lohan o Paris Hilton

 

 

El film se estrenó en Cannes hace no mucho y, como era de esperar por su elevado pedigrí, la socialité Paris Hilton no se ausentó y comentó sobre la cinta a las revistas. “En algunas partes me entraron ganas de llorar” haciendo alusión a los terribles momentos que pasó la ¿Actriz? ¿Cantante? Paris Hilton. Para parafrasear, Hilton es una fuente incesante de información que rebalsa constantemente el mundo Multimedia, pero en estos últimos meses se subió una vez más al candelero con los dichos en Bogotá acerca de la preconización de su inteligencia promedio, o recientemente sobre el hackeo de la cuenta de Twitter de su novio (que no la perjudica directamente, pero como es su amante, ineludiblemente se hablará de ella). En ambos casos, Emma Watson y Paris Hilton, las dos ascienden en estos momentos: una por su carrera y la otra por su naturaleza impregnada del tabloide. Lo bueno de Paris Hilton es que tiene una virtud: a diferencia de otras celebridades odiadas por muchos como Justin Bieber, que son atacados por  cuestiones superficiales (si su peinado es de homosexual, si repite “Baby”  muchas veces), Hilton en cambio puede ser odiada en muchas capas: la puedes detestar por su positivismo vulgar, o por su proxenetismo en la amistad (el programa de MTV “The Best Friends”), o por su cultura amplificada facilitada (libros, álbumes de música, etc.), o incluso desde una perspectiva política (el asunto de los impuestos de transferencia sobre bienes. Bueno, supongo que lo positivo de todo esto es que Hilton se instruyó culturalmente de lo que es el intervencionismo estatal). Como habrá leído, Paris tiene una personalidad muuuuuuy profunda, y ahora será odiada por delincuentes tras declarar sobre las situaciones del film: “Me dan ganas de darles una paliza” amenazante a los ladrones

 

 

Fuentes: gente10

Publicado por

Juan Pablo Lopez Maggi

Pseudo-Crítico de Cine; ocasionalmente de Música, Cultura y TV. Me gusta hablar también de Historia y Política. Obsesión Por la cultura Pop

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *