“El objetivo”: políticos al descubierto

Ana_Pastor_Lunes

Pasó el domingo y llegó el lunes, un lunes marcado por unos datos de audiencia innegables (y dolorosos para más de un político). Ana Pastor alcanzó el objetivo propuesto y los datos no mienten: 2.622.000 millones de telespectadores y un 14,9 % de cuota de pantalla. El mejor estreno televisivo de la historia de La Sexta. Y todo un reto para el resto de espacios en las redes sociales, “El objetivo” no sólo fue el quinto programa más visto del domingo, sino “trending topic”en Twitter donde los tuiteros le otorgaron un más que satisfactorio aprobado, yo incluso me inclinaría hacia el notable (aunque sin olvidar las críticas, que también las hubo).

El programa de Pastor ha comenzado su andadura levantando ampollas y abriendo heridas, tal y como reconoció la propia periodista a Susana Griso en “Espejo Público” el lunes por la mañana: “Ya hay políticos enfadados con el programa”… “públicamente alguien del PSOE se quejó por el tema de los ERE”. Pero como ella misma ha dicho eso ya no es asunto suyo “nosotros hacemos periodismo para los ciudadanos, si luego los políticos se cabrean, es su problema y bastante tienen con la que está cayendo”.

La emision de “El objetivo” y la polvareda que ha levantado ha propiciado que la semana comienze de manera diferente. El domingo, más de dos millones y medio de españoles demostraron que están hartos y cansados de una clase política plagada no sólo de ineptos sino también de mentiras y engaños.

Quién sabe – no quiero pecar de optimista – tal vez este sea el primer paso para empezar a cambiar las cosas y demostrar a los que dicen trabajar por el bien de nuestro país que no somos esos idiotas que se creen a pie juntillas todas las palabras que salen de sus bocas, y que hay personas con medios a su alcanze  dispuesta a demostrar también públicamente que mienten. Así que, ¿están enfadados los políticos por lo que se ha visto y dicho?, que le vamos a hacer. Desde luego, si el cabreo de los políticos es el precio a pagar por poner al descubierto no sólo la desvergüenza de más de uno sino la incompetencia de otros tantos, yo estoy dispuesta a pagarlo.

Así que de mi parte gracias. Al menos de momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *