Un batiburrillo de ranas para Corina

UN-PRINCIPE-PARA-CORINA-CORINA

Muy pocas veces hablamos de entretenimiento en este blog dando siempre más espacio a la ficción y sólo en contadas veces a programas como ‘El club de la comedia’, ‘El intermedio’, ‘Pesadilla en la cocina’, ‘Alaska y Mario’… Hoy queremos hablar de otro formato que se ha convertido en un éxito y que es ‘Un príncipe para Corina’, que es más de género de humor, que del romántico. La gente que no lo ve puede pensar que es como ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’, pero la gente que lo ve, lo ve porque no se parece en nada al programa de Telecinco. Vale, Corina busca novio, pero cada personaje de los que hay ahí se merecería un programa propio. Están divididos como los nerds (frikis de toda la vida), los únicos, los guapos y los simpáticos; pero dentro de eso te encuentras de todo.

Un chueras, un romanticón con diario, un gordo que sólo grita, un chino malhablado, un risitas, un chiquitín, uno que siempre va con su peluche, uno con complejo de Ken, un creído, un espiritualista, un pasota, un capitán américa… para conquistar a Corina con la supervisión de su hermana y de su amigo (quien dice que el que conquiste a la protagonista tiene que ser tan guapo como él… se ve que no aprecia mucho a su amiga). Está claro que el cásting es uno de los puntos fuertes de éste programa y los creadores lo saben, por eso sigue habiendo ahí gente que está claro que no va a ser el príncipe del programa como puede ser el gallego que ya ha dicho que está ahí para hacer amigos. ¿Por qué no le han echado? Porque da juego. Como lo daba el chino, pero ése ya no podía aguantar más con lo salido que estaba.

Se debate mucho en foros y demás que si son actores o no lo son. La mayoría han salido en otros programas y de figurantes en series, pero con un guión los tíos no van, aunque sí que saben qué tienen que hacer cada día. Y pese a que ellos igual no lo sepan, los guionistas saben perfectamente desde el comienzo quién va a ser el príncipe y el orden en el que se van a ir eliminando. Igual todos no, pero una estimación está claro que hay. De vez en cuando esa planificación de la que hablo queda demasiado evidente, tanto que llega a sacarnos de ese cuento de fantasía en el que nos quieren introducir, y el hecho de que se pongan a jugar a la ouija y en ese momento reaparezca el vampiro… es mucho canteo. La llegada del padre. O el papel de la americana. Otra actriz. Porque no va a conocer a una chica en la playa y ya se va a vivir con ellos el primer día y cancela su vuelo a EEUU por quedarse con el chono de Brian. Pero es igual que en ‘Quién quiere casarse con mi hijo’, que son programas, pero que la gente los ve más como si fuese una serie de humor.

Pero si digo que el cásting es uno de los aciertos, es porque hay más, y estoy hablando del montaje y de la postproducción. El programa está repleto de efectos de sonido que hacen que el programa tenga un ritmo mucho más rápido y sobre todo aumenta el tono de humor. Así como la edición en la que se trucan los acontecimientos para provocar la risa, poniendo una y otra vez momentos para que parezca que el que es repetitivo es el personaje como ayer la hermana que decía lo de “atacar”, que sólo lo diría una vez, pero con el montaje dio la sensación que en un momento lo dijo siete veces. Ah, y el título también es un gran éxito. ¿Casualidad? No lo sé. Pero todo el mundo hablando de la famosa novia del Rey de España llamada Corina y aparece un programa llamado así. Es curioso y ese punto rebelde mola. A ver a la segunda edición cómo le llaman. Y a ver si hacen un spin off llamado ‘Una princesa morena para el chino’.

Descubre mucho más en http://estanuestratelevision.blogspot.com

Síguenos en @estanuestratv o en @sergioonavarro

Crítica de la serie completa ‘Con C mayúscula’

TheBigC_Google+_2120x1192

La C es la protagonista de esta serie espectacular de Showtime, porque es la inicial del nombre de la protagonista, Cathy, de una infinidad más de cosas que tienen importancia en la historia, y sobre todo, del cáncer. Es una enfermedad que no es nueva en las ficciones. Hemos podido ver personajes que la padecen en series como ‘Lost’, ‘Ally McBeal’, ‘Cuéntame’, ‘Sexo en Nueva York’, ‘Los Soprano’, ‘Mujeres desesperadas’… pero junto a ‘Breaking Bad’ nunca había sido el tema principal de una serie completa. El drama está asegurado, pero nadie le quita el humor negro y ese tono tan especial que caracteriza a la cadena, consiguiendo una fantástica serie llamada ‘Con C mayúscula’ (‘The big C’).
Cathy está interpretada por una actriz excepcional: Laura Linney, y es una madre de familia, profesora de instituto de profesión que ha descubierto que tiene cáncer. Tiene un marido con quien ha llegado a un “acuerdo de convivencia”, porque el amor se acabó, pero deciden vivir juntos. El marido es un gruñón con pocas ilusiones hasta que en la tercera encontrará la suya, que le cambiará la vida. También está el hermano de ella, Sean, un vagabundo vegetariano anti-todo, por el que Cathy luchará por que entre en razón y consiga una vida mejor. El hijo del matrimonio, Adam, un hijo adolescente y rebelde al que hemos visto madurar viendo cómo asumía la enfermedad de su madre. Y finalmente está Andrea, quien empezó siendo una alumna del instituto donde trabajaba la protagonista, pero acabó siendo una persona muy importante para toda la familia. Esos son los cinco personajes que nos van a enseñar sus cinco vidas, sus cinco universos con algo común: conocer que Cathy está enferma, asumirlo, y aprender a vivir con ello.
Si algo nos ha enseñado ‘Con C mayúscula’ es que las personas vienen y van. Por mucho aprecio que cojamos a una persona, en cualquier momento puede desaparecer de tu vida. Y aparecer gente nueva maravillosa, claro está. Hay una de cal y otra de arena. Pero es duro asumir que una persona se va, no precisamente porque muera, simplemente porque desaparece de ti. Cathy, durante estos años ha perdido a su médico (y amante) del principio, a su amigo el de las abejas, a su amiga y pareja de Sean que tuvo un aborto, su segundo médico que le trató el cáncer, su amigo gay de la segunda temporada en el que encontró a su alma gemela, a Joy (Susan Sarandon)… y sobre todo, la que más pena nos dio perder a todos: a Mariene, la vecina con un trágico final.
La serie ha tenido unos finales de temporada espléndidos. Si estás viendo la serie o tienes pensado verla, es momento que dejes de leer. La primera temporada acabó de una forma brillante y brutalmente emotiva: Cathy decide someterse al tratamiento y Adam descubre en un garaje que su madre le ha dejado preparados todos los regalos para todos sus cumpleaños. Ahí descubre el hijo que la enfermedad de su madre es grave y que ella misma sabe que la muerte es muy probable. En el final de la segunda nos hacía entender que Paul, el marido, había fallecido, ya que Cathy le veía junto al resto de muertos, ya que ella puede ver a los fallecidos en ocasiones (sin que sea algo en plan ‘Entre fantasmas’, pero dicen que la gente que está próxima a morir, puede verlos). Al final de la tercera, Cathy decidía abandonar a su familia y empezar de nuevo. Y el final de la cuarta es… la serie acaba como tiene que acabar. Y de no haber acabado así, nos habría decepcionado la serie.
Pero igual con estos finales de temporada encuentro una gran pega en ‘Con C mayúscula’ y es que son muy potentes dejándote con los ojos como platos, pero luego las siguientes tandas de capítulos casi no tienen nada que ver con lo anterior habiendo siempre unas elipsis que hacían que todo volviese a su lugar. Estas elipsis nos impidieron ver cómo reaccionaba Adam al ver a su madre por primera vez sabiendo que estaba enferma, sino que cuando empezó la segunda temporada, él ya lo había asumido. La “no muerte” del padre no fue más que un gancho, y la huída con Ángel y el abandono a la familia, no duró nada. Eso sí, los finales de cada uno de los capítulos de la 4ª y última temporada han sido sublimes. En el primero, Cathy decidía dejar la quimio, en el segundo dejaba de reconocer a la familia, en el tercero se veía cómo el gato de la muerte se acercaba a ella, y en el cuarto veíamos el final de nuestra amiga.
Series como ésta, o como ‘A dos metros bajo tierra’ deberían ser mucho más comunes y estar más al orden del día ya que me parecen realmente pedagógicas y que te ayudan a asumir la muerte. Hemos vivido con los personajes, nos hemos encariñado de ellos, les hemos acompañado en sus enfermedades, y finalmente les hemos visto morir. Esto nos hace más fuertes y nos entrena para estar más preparados en la vida real.
Gracias por estos años, Cathy. Buen viaje.
Lee más en http://estanuestratelevision.blogspot.com
O sígueme en @sergioonavarro o @estanuestratv

Una semana de estrenos, finales, restaurantes y despedidas

semana

 

Esta semana ha sido intensa televisivamente hablando. El fallecimiento de Mario Biondo, el anuncio de que se acaba definitivamente ‘Gran Hotel’, el estreno de ‘El objetivo’ con Ana Pastor, el estreno de ‘El número 1’, el premio a la campaña de Atresmedia, un programa espectacular de ‘Pesadilla en la cocina’… Vamos a hablar de algunos de estos temas.
Ana Pastor vuelve a la tele en abierto. Todos lo estabamos deseando. Bueno, habrá mucha gente que no, pero que pongan Intereconomía y ya está. Ha sido en La Sexta y gracias al nuevo espacio de Globomedia ‘El objetivo’, con el propósito de dar un repaso a la actualidad. Posiblemente la cadena esté empezando a saturarse de este tipo de programas de denuncia social y política, pero en tiempos como éste, falta que hacen, ya que en el resto de cadenas escasean bastante. Esperamos que a Ana Pastor le vaya genial haciendo periodismo de calidad.
Antena 3 ha decidido poner punto y final a su serie estrella ‘Gran Hotel’. La serie no mostraba síntomas de debilidad, pero sí que es cierto que la trama estaba empezando a irse por las ramas. Me parece bien que le quieran dar un final en un momento alto, pero también choca la manera en que la cadena se está quitando series de encima. En poco tiempo han desaparecido ‘Fenómenos’, ‘El barco’, ‘Luna’… y ahora el ‘Gran Hotel’. Tampoco hacía mala audiencia, per debe ser cara. Desde un punto de vista creativo y por temas de trama, me parece una decisión más que acertada el cierre de la serie, pero visto desde el punto empresarial, creo que un error puesto que es algo que funciona y cada vez es más difícil que las cadenas encuentren un producto que a la gente guste.
‘Pesadilla en la cocina’ se ha superado en su último programa siendo el más divertido y en el que Chicote ha estado más espléndido. Es verdad que el restaurante lleno de mierda daba juego, pero que él marcara el 112 antes de probar la comida, que eche a toda la clientela, que vea como el jefe mata una cucaracha con una loncha de jamón, tirando “los putos cacharros” directamente a la basura… hicieron que el programa fuese uno de los mejores de todos los que se han hecho. Enhorabuena al equipo.
Y para acabar la entrada, esta semana se ha hablado y especulado mucho sobre la muerte del cámara Mario Biondo. Desde aquí, el pésame a la familia y en especial a Raquel Sánchez Silva, a la que espero verle pronto con su gran sonrisa que traspasa las pantallas.

Nuevo parque de atracciones del mundo de ‘Los Simpsons’

1

¿Quién no ha soñado alguna vez que está dentro de una serie de televisión? Que se toma una caña en el Bar Reynols, que va de visita al Hospital Central, que veranea en el cámping de ‘Con el culo al aire’, que es un huésped del Gran Hotel… Pues parece que alguien se ha encargado de hacer los sueños realidad convirtiendo Springfield, la ciudad de ‘Los Simpsons’ en un gran parque de atracciones en Orlando.

Los creadores son los de la Universal, productora que tiene un parque de atracciones de cine en Los Ángeles y ‘Los Simpsons’ ya tenían ahí una atracción (la de la foto). Se ve que los visitantes se quedaban con ganas de más o que no se veían lo suficientemente inmersos en la ciudad de los personajes animados más famosos y hacerlo a lo grande como está pasando era cuestión de días. Por tanto, todos los visitantes serán uno más en Springfield sintiéndose vecino de Homer y compañía.

Será maravilloso tomarse unas hamburguesas en Krustyburger, una Duff en el Moe’s servida por Moe, echar un vistazo por la tienda de cómics, dar una vuelta por la plaza donde está la estatua de Jebediah Springfield, pillar un donuts en el Lard Lad, ir de mariscada al restaurante del cocinero “Arrg”, o reponer fuerzas tomándose un fresissui en el Badulaque atendido por Apu. Y lo mejor de todo: pasear por las calles de Springfield. Algo único.

A ver si esto funciona y dentro de poco nos encontramos con un parque de atracciones de las series en general donde veamos localizaciones de ‘Friends’, ‘Breaking bad’, ‘Lost’, ‘Los Soprano’, y sentirnos un personaje más de las ficciones. Habrían leches para conseguir entradas.

Lee más en: http://estanuestratelevision.blogspot.com [button color=”blue” size=”small” url=”http://estanuestratelevision.blogspot.com” target=”_self” ][/button]

Sígueme en @sergioonavarro [button color=”blue” size=”small” url=”https://twitter.com/sergioonavarro” target=”_self” ][/button]/ @estanuestratv [button color=”blue” size=”small” url=”https://twitter.com/estanuestratv” target=”_self” ][/button]