Podcast: la semana en 8 minutos

anapas_27321_1

Última entrega de la temporada de nuestra colaboración con Begi FM, en la que repasamos las audiencias y cambios más destacados de la semana y adelantamos los estrenos y apuestas de las cadenas de cara a la época estival. ¡Dale al play!

[soundcloud url=”http://api.soundcloud.com/tracks/94451869″ params=”” width=” 100%” height=”166″ iframe=”true” /]

Podcast: La semana en 8 minutos

david de jorge

Una vez más os ofrecemos el audio de nuestro repaso semanal a la actualidad televisiva. No te pierdas la vuelta a Madrid de El Sueño de Morfeo y su cruce de acusaciones con la prensa, la recta final de Gran Hermano, el estreno de Top Chef con el salto de David de Jorge (Robin Food) a laSexta y las audiencias de la semana. ¡Dale al play!

[soundcloud url=”http://api.soundcloud.com/tracks/93804897″ params=”” width=” 100%” height=”166″ iframe=”true” /]

Podcast: La semana en 8 minutos

Nuevo repaso a la semana televisiva, con audiencias y valoraciones sobre las nuevas tardes de La Uno y laSexta, la batalla de los jueves y los domingos, y el avance de los próximos estrenos. ¡Dale al play!

[soundcloud url=”http://api.soundcloud.com/tracks/92346625″ params=”” width=” 100%” height=”166″ iframe=”true” /]

Tú sí que vales… pero no en audiencia

 

Telecinco ha estirado de tal manera el chicle de Tú sí que vales que es normal que se haya perdido la cuenta de las ediciones que ha tenido el programa. En concreto, han sido 17. Eso sin contar las finales especiales, finalísimas, superfinales, segundas oportunidades y finales de finales. Al fin y al cabo, el espectador tampoco terminaba de enterarse, aletargado por las incesantes repeticiones con las que Mediaset ha rellenado la parrilla de La 7 y las mañanas del fin de semana de Telecinco.

El programa que empezó en 2008 era bien distinto al que conocemos hoy, con un estilo mucho más desenfadado y un jurado más dedicado a pasárselo bien que a encontrar verdaderos talentos. Tanto es así, que no era difícil ver a miembros de aquellos primeros jurados, como Àngel Llàcer, Los Morancos, Pablo Carbonell o Loles León, disfrazados en algunos programas o interrumpiendo, bocina en mano, las actuaciones de los concursantes. Durante un tiempo funcionó, pero terminó acusando el desgaste de la audiencia, hasta que Telecinco tuvo la buena idea de dejarlo descansar.

La nueva etapa, con la cantante Merche, José Luis Moreno y Risto Mejide como gancho inicial para el jurado, supuso un salto cualitativo que dotó al programa de un aire más profesional en la búsqueda de talentos y una mecánica más rigurosa en cuanto a las votaciones, con la participación del jurado popular. A pesar de que, en muchos de los casos, despertaba mayor interés la manera en que Risto vapuleaba a los aspirantes que la propia actuación, a esta nueva etapa no se le puede afear el mérito de ofrecer un espectáculo de primer orden, con participantes que han sido desde acróbatas del Circo del Sol hasta medallistas olímpicos.

Sin embargo, y aun siendo cierto que estas dos últimas ediciones encadenadas han sido “las mejores de la historia de TSQV” en palabras del propio Risto, han arrojado los peores resultados de audiencia. Cabe concluir entonces que ha llegado el momento de que el formato descanse de nuevo, por el bien del saturado público, por el bien del programa y de la cadena y sobre todo, por el bien de los talentos que participan en él y que, como Sislena, la ganadora de anoche, merecen una atención infinitamente mayor. Imposible pensar lo contrario al ver su actuación.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=HKdXzJE6uyA]

Se acerca Eurovisión (Podcast)

 

Ya podéis escuchar el nuevo podcast de Encarta de Ajuste, emitido esta misma mañana en Begi FM. Hablamos de los detalles de la gala de Eurovisión, que emitirá TVE el próximo sábado 18 de mayo. Además, las audiencias de la semana, los cambios de parrilla de Telecinco y la vuelta de Chicote a laSexta, que se enfrentará a Gran Hermano y Cuéntame. ¡Dale al play!

[soundcloud url=”http://api.soundcloud.com/tracks/91246800″ params=”” width=” 100%” height=”166″ iframe=”true” /]

Bienvenido Mr. Dani (Encarta de Ajuste 2)


Hoy os queremos ofrecer una propuesta diferente para el blog. Se trata del audio de la sección En-carta de ajuste, una colaboración semanal en la radio Begi FM, en la que repasamos la actualidad televisiva en 10 minutos. Hablamos de las audiencias de anoche, con el pelotazo del partido y su posterior arrastre que aupó a Masterchef a liderar el prime-time. Además, traemos las novedades de la décima temporada de Aída y el regreso de El número uno. ¡Dale al play!

 

[soundcloud url=”http://api.soundcloud.com/tracks/89284641″ params=”” width=” 100%” height=”166″ iframe=”true” /]

 

Begi FM

Al otro barrio

Telecinco ha decidido retirar Al otro lado de la noche de los martes. Se trata del programa de acontecimientos sobrenaturales que hacía la cobertura a El don de Alba, serie del mismo corte fantasmagórico, cuya audiencia es tan poco consistente como sus espectrales protagonistas. La noticia sale a la luz apenas unos días más tarde de anunciarse que el programa había confirmado una tanda de doce entregas, tal y como recogió este blog.

La cancelación por bajo rendimiento llega a pesar de que el programa estaba capitaneado por el consolidado equipo de Iker Jiménez, en este caso bajo la batuta de Carmen Porter. Pero parece que, por mucho empeño que ponga Telecinco en este tipo de formatos y por mucho ruido que haga con la excesiva promoción, la cadena de Fuencarral recoge pocas nueces. Y no es la única. Lo paranormal, cuando se intenta meter por los ojos o es ficcionado con dudosa credibilidad, no funciona. Nuestra televisión ha dado ejemplos de descalabros tan sobrecogedores como su vaga intención:  Ángel o demonioLuna, Los protegidos, Más allá de la vida… 

Probablemente, la siguiente en engrosar esta lista sea El don de Alba, ese remake a la española de Entre fantasmas que, quizá por pretencioso, hace más patente su falta de encaje en una cadena como Telecinco, cuya Parroquia sabe muy bien lo que busca al sintonizarla. Y no es esto. Puede que así se explique por qué Cuarto Milenio sigue pilotando su nave del misterio por el camino del éxito después de tantos años en Cuatro, y haya chocado con el meteorito enorme de la maquinaria telecinquera en su intento de aterrizaje en la cadena hermana.

Cualquiera que haya seguido mínimamente la trayectoria de Iker Jiménez desde que comenzara a triunfar en la Cadena SER con su Milenio 3, habrá visto extraño, cuanto menos, que su imagen apareciera en la web de Telecinco pertrechada por los rostros de Gran Hermano o una noticia sobre Belén Esteban. Y es que esto es lo que pasa cuando se mezclan churras con merinas, práctica habitual de la cadena amiga en sus intentos por abrir su abanico de público potencial, al cual no es consciente de que nunca llegará si no cambia el ADN con el que impregna todo lo que hace. O eso, o sigue como está, que no le va nada mal con la audiencia más fiel de las cadenas españolas. Eso sí, fiel a un estilo que no admite experimentos esotéricos, y que, como demuestran los datos de audiencia, exige que cada cosa esté en su lugar. En el otro lado.

Agur Mariví

Ayer nos sorprendía la noticia del fallecimiento de la gran Mariví Bilbao. En una intensa jornada informativa, que comenzó con la no-rueda-de-prensa de Rajoy apareciendo de nuevo cual espectro a través de un plasma, y sacudida después por la imputación de Cristina de Borbón en el Caso Noos, los medios hicieron un hueco para informar de la triste pérdida. Rápidamente, Twitter entró en ebullición y encumbró el nombre de la actriz a los altares de las tendencias nacional e internacional. Y digo que la noticia nos sorprendía de manera literal. Porque la juventud que Mariví transmitía, había creado una especie de personaje inmortal que, a pesar de su aspecto, parecía que no iba a dejarnos nunca.

La trayectoria de la actriz ha estado siempre ligada a Bilbao y a Euskadi, desde que se iniciara en el teatro con un pseudónimo para que su padre no supiera de su trabajo en los escenarios. A partir de ahí, se forjó una carrera de papeles secundarios recurrentes, sin grandes pretensiones pero con mucha constancia, a las órdenes de directores como Daniel Calparsoro, Álex de la Iglesia o Borja Cobeaga. Pero su gran reconocimiento público llegó de la mano de su personaje Marisa Benito en Aquí no hay quien viva.

Algo que es de agradecer a nuestra televisión, y que desconozco si es práctica habitual en otros países, es la repesca de actores y actrices veteranos. Es el caso de Mariví Bilbao y sus compañeras de reparto Gemma Cuervo y Emma Penella, las supernenas las Destiny´s Child, como las denominaba el portero de la comunidad de la ya mítica serie. Otros grandes descubrimientos que la televisión ha brindado a las nuevas generaciones son nombres como Marisol Ayuso (Aída), María Galiano (Cuéntame) y, por supuesto, Amparo Baró (7 vidasEl Internado). Nadie hacía pensar que el éxito iba a llegarles en el anochecer de sus carreras, con una conexión brutal con el público joven, que logra romper una barrera generacional enorme a través de unos personajes inolvidables.

Mariví encarnó como ninguna esa conexión con la juventud. Desde el primero de los 90 capítulos de los que consta la serie, destacó por encima de la locura coral que proponían las tramas, con un personaje que no era más que la interpretación de su propio carácter. Y es ahí donde reside su grandeza. Nadie puede imaginar que su naturalidad y descaro forman parte de un estudiado papel. Su manera de hacernos reír, tuvo continuidad en el comienzo de La que se avecina que, con el tiempo, acabó por dejar de hacer justicia a todo lo que podía ofrecer su persona(je). Anoche, las dos cadenas donde se hizo célebre, la homenajearon emitiendo sendos capítulos especiales de lo que ya forma parte de la historia de nuestra televisión. Un justo reconocimiento, que se suma al que sentiremos cada vez que volvamos a sonreír al recordarla. Agur Mariví. Eskerrik asko.

 

 

 

Antena 6

Captura de pantalla 2013-03-21 a la(s) 09.55.53

Antena 3 está planteándose integrar la redacción de laSexta Noticias en su edificio principal de San Sebastián de los Reyes, como ya hiciera con el resto de equipos y departamentos tras la fusión con la cadena verde. Esto incluiría, según informa El confidencial digital, el traslado de los platós de Al rojo vivo, Más vale tarde y laSexta Noche. De esta manera, culminaría el proceso de concentración de medios que ha dado lugar a la creación del grupo Atresmedia.

Es una decisión acertada atendiendo a criterios de lógica empresarial, pues en una coyuntura en la que todos los medios buscan minimizar gastos, se estarían ahorrando los costes de mantener dos sedes físicas, con el consiguiente mantenimiento de personal e infraestructuras, si bien cabe pensar en los puestos de trabajo que se perderían.

Pero es en el ámbito de la línea editorial donde podrían trasladarse los cambios más notables para el espectador. Atresmedia es un grupo complejo en este sentido, dado que entre los medios que lo componen se encuentran sensibilidades tan dispares como la del diario La Razón o la de laSexta, con Antena 3 al frente. El antagonismo de la línea ideológica que marca Gloria Lomana como directora de Antena 3 Noticias y la de Antonio García Ferreras en laSexta es manifiesto. Sin embargo, el grupo mantiene que las redacciones bajo el mismo techo tendrán dos espacios diferenciados, respetando esta diversidad.

Teniendo como ejemplo de lo que no se debe hacer, la despersonalización que Telecinco hizo con Cuatro tras la fusión, hasta el momento Antena 3 ha sabido, no solo respetar, sino potenciar la personalidad de su cadena hermana, consciente de que su identidad diferenciada es la base de su éxito. Pero la decisión del traslado de laSexta noticias puede ser la antesala de una fusión editorial, una mimetización de los mensajes, apoyada en la excusa de la eficiencia en la gestión de recursos. De ocurrir esto, sería un desastre para la ya maltrecha pluralidad de los medios de comunicación, que dispondría a los ciudadanos ante un paisaje cada vez más homogéneo, enmarañado con la multiplicidad de opciones que parecen ofrecer los canales desde la llegada de la TDT, y que al final no dejan de ser eso. Lo mismo.

Famosos y piscinas… y viceversa

mira-quien-salta-olvido-ormigos
Se veía venir. Desde el goteo de noticias sobre el estreno de los programas de saltos en las grandes cadenas privadas, se podían intuir las diferencias entre Splash! y Mira Quién Salta. Dos programas a priori iguales, que efectivamente apenas difieren en su dinámica y funcionamiento. Sin embargo, presentan muy distinta estética y esencia, acorde con la identidad de sus cadenas madre. Antena 3 se adelantó dos entregas al estreno de Telecinco y aun así, no parece que a la segunda le haya dado tiempo a estar a la altura, dentro de la simpleza de ambos formatos.

 

Una vez estrenados los dos programas, se constatan cinco factores fundamentales que hacen diferente su resultado final:

 

El casting.
Vaya por delante que la pretensión de ninguno de los programas es la de conformar un equipo profesional de saltadores, sino la de entretener a su público con el gancho de personajes de cierto tirón mediático. Pero precisamente aquí es cuando se puede decir que la mayoría de saltadores del concurso de Telecinco, proviene de las filas de programas de la casa como SálvameGran Hermano ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, de manera que cierra la puerta a un sector de la audiencia que no es seguidor de estos realitys made in Fuencarral. Hasta el propio Jesús Vázquez se tuvo que corregir: “Tenemos jurado, tenemos artistas… Bueno, famosos”. Mención especial para Olvido Hormigos, ex-concejala de Los Yébenes, protagonista involuntaria del vídeo erótico del pasado año, a la que Vázquez presentaba como “la única política que ha dimitido en los últimos años”. Si bien el nivel intelectual de algunos concursantes de Antena 3 no roza el premio Nobel, a todos se les atribuye una profesión conocida.

 

El jurado.
Ambos jurados están formados por cuatro miembros, y en cada uno de ellos nos encontramos con dos que provienen del mundo olímpico de la natación y los saltos, y los otros dos cumplen un perfil más desengrasante del formato. Dejando a un lado las implacables valoraciones de Ana Tarrés en Splash!, las diferencias estriban en los miembros inexpertos en piscinas, como lo son Santiago Segura y el futbolista Guti en Antena 3 y Boris Izaguirre y Carlos Pumares en Telecinco. Huelga apuntar el tono estridente y gritón de estos dos últimos.

 

El decorado.
A pesar de que los dos programas tienen como plaza central una gran piscina, lo que la envuelve y, por tanto, da cuerpo visual a las dos propuestas, es sustancialmente distinto. Para resumirlo de una manera gráfica, la sensación que transmiten es la de que Splash! se desarrolla en un cuidado (y caro) plató en el que se ha instalado una piscina, mientras que ¡MQS! parece hecho en una gran piscina a la que le han colgado unos cuantos paneles para tapar las paredes del pabellón (algunas de ellas ni eso, por cierto).

 

 Los presentadores.
Un bregado Jesús Vázquez en Telecinco y Arturo Valls con su vis cómica en Antena 3, son los profesionales a los que se les ha confiado las labores de presentación. La trayectoria del gallego es incontestable, y Mediaset sabe que vale absolutamente para todo, brillando en los grandes formatos en los que, como en este, tiene un dominio absoluto del plató. Valls, por su parte, suple su poca experiencia en las grandes arenas, haciendo gala de su falta de vergüenza, en el buen sentido, que ha venido demostrando en sus últimas participaciones en televisión, conectando de forma ascendente con la audiencia a través de su particular sentido del humor. Un acierto por parte de ambas cadenas.

 

El resultado final.
Con todos estos ingredientes, el coktail resultante es bien distinto. ¡Mira quién salta! tiene el corte de casa Vasile, con una elevada dosis de factor reality, donde se potencia la bronca, el grito y el conflicto: abundantes cebos, parejas que no quieren estar juntas, esa Mónica Pont llorando en la azotea del hotel porque no se siente integrada con sus compañeros, esa Lydia Lozano contestándola, albornoz en ristre, que “aquí no se le hace el vacío a nadie”, ese jurado levantándose a gritar con los concursantes al borde de la piscina sobre lo valiente o no que es tirarse… Y todo ello envuelto en un ambiente de brillo de cartón-piedra y lucecitas, que ni los acertados apuntes del comentarista deportivo Marcos Robledo logran lustrar. Por su parte, Splash! también encaja a la perfección en ese nuevo know-how que Antena 3 ha conseguido consolidar como marca de la casa, el entretenimiento de humor gamberro pero sin pretensiones, recogiendo el testigo de Tu cara me suena, y recuperando el sentido de espectáculo que durante años había perdido en favor de la maestra de ceremonias, Telecinco.

 

Por fin, las cartas están sobre la mesa, los dos programas tienen su público y la audiencia ha respondido bien a ambos estrenos (por encima del 20%). La evolución de cada uno puede ser irregular, teniendo en cuenta que la presentación de los concursantes de Splash! está siendo inteligentemente dosificada y aún quedan 14 famosos por tirarse a la piscina, mientras ¡MQS! echó ayer el resto en su estreno. Una vez recuperada de los primeros saltos, habrá que ver si la audiencia sigue nadando en favor de las olas, o termina por tragar mucha agua.