After Earth los espectadores no son los únicos que la esperan

after_earth_ver2_xlg

 

 

Hace unos pocos días los medios de comunicación extranjero comunicaban a través de sus herramientas  el fracaso del nuevo film de Shyamalan “After Earth”, el emprendimiento de Will Smith con su hijo en los papeles de protagonistas. La película aun no se estrenó en gran proporción fuera de los Estados Unidos, pero las malas noticias en crítica y falta de éxito comercial han cruzado las fronteras (es la “ventaja” de internet). Esto podría perjudicar las variables del desempeño en el resto del mundo. No obstante, muchos espectadores todavía esperan el film , aunque no son l0s únicos: directivos y productores anhelan que “After Earth” recaude aceptablemente en su proyección internacional

 

No es una noticia fresca la de este artículo, pero podemos compensar con algunos detalles que muchos, por conveniencia, ocultan perversamente. Las críticas principales y “especializadas” reaccionaron negativamente con “After Earth”. En calidad de opinión personal, no se deje influir por ellos, ya que siempre esconden rencores internos y, en este caso particular, es muy probable que las pésimas revisiones se deban más a otras razones, como el hijo de Will Smith al quien muchos consideran un beneficiado del nepotismo, o incluso el propio director Shyamalan que después de “Sexto Sentido” no concretó muchas cosas realmente destacables, y entonces se aprovechan a lanzar palos. No obstante, es muy imprudente de mi parte ofrecer un consenso sobre el film cuando aún no se estrenó en tierras españolas, pero debo advertirles que “After Earth” no es más que una película del momento; una regurgitación de “Oblivion” de Tom Cruise, con la imponencia pero estática del mismo; y el sabor que deja es tan “extraño” o anodino  como “Cloud Atlas”; “El Gran Gatsby” y variadas producciones de este 2012-2013

 

Fuente: La Nación

Publicado por

Juan Pablo Lopez Maggi

Pseudo-Crítico de Cine; ocasionalmente de Música, Cultura y TV. Me gusta hablar también de Historia y Política. Obsesión Por la cultura Pop

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *